5 Leyes Biológicas del Dr. Hamer

5 Leyes Biológicas del Dr. Hamer

Las 5 Leyes Biológicas fueron descubiertas por Ryke Geerd Hamer. Prominente médico alemán que logró grandes avances para la salud, como la invención del escalpelo no traumático, y una sierra para hueso diseñada para su uso en cirugía plástica.

Las 5 Leyes Biológicas del Dr. Hamer, son el fundamento de la denominada medicina germánica, y explican el origen, desarrollo y curación de lo que llamamos enfermedades. Con base en la observación de principios biológicos en lugar de hipótesis o teorías.

Según estas leyes, las enfermedades no son resultado de un mal funcionamiento del cuerpo. Sino que se trata de “Programas especiales con sentido biológico” (SBS). Cuyo objetivo es ayudar a la persona en situaciones de estrés psicológico y emocional.

Aunque es importante mencionar que estos SBS no incluyen problemas de salud relacionados con traumatismos, envenenamiento, trastornos nutricionales, parasitosis, malformaciones o enfermedades de carácter hereditario.

Las 5 Leyes constituyen pues un cambio radical de paradigma, en cuanto a la conceptualización de lo que conocemos como enfermedades. Permitiéndonos comprender que en nuestro organismo se llevan a cabo procesos naturales, que le proporcionan la posibilidad de adaptarse y sobrevivir acontecimientos dramáticos.

De manera que bajo este nuevo enfoque o punto de vista diferente, podremos tener mejor comprensión de cómo funciona el cuerpo humano. El cual nos ayudará a elegir de manera consciente qué medidas tomar frente a un diagnóstico grave, como lo sería un caso de cáncer.

El Dr. Hamer inició las investigaciones que lo llevaron a las 5 Leyes precisamente porque él mismo desarrolló cáncer de testículo, tras la trágica muerte de su hijo menor. Fue a partir de la información que recopiló después de esto, que se dio cuenta de que los pacientes diagnosticados con cáncer también habían experimentado experiencias traumáticas.

Dr. Ryke Geerd Hamer | Foto via hipervinculotierra

Primera Ley Biológica

La primera Ley Biológica señala que lo que denominamos “enfermedad” no es más que una respuesta biológica. La cual manifestamos cuando experimentamos una situación que percibimos como amenazadora, bien sea para la vida, o para nuestro bienestar físico o emocional.

Esta vivencia puede originarse por infinidad de causas o motivos. Pero siempre de manera totalmente imprevista y emocionalmente intensa. Por lo que la persona sufre en silencio, dando lugar al conflicto biológico, que ocurre tanto a nivel psíquico como cerebral y orgánico.

Al shock agudo e inesperado que origina el SBS, se le denomina síndrome de Dirk Hamer (DHS). El cual se trata de un estado emocional sumamente estresante para el que no nos sentíamos preparados. Como por ejemplo una separación inesperada, muerte de un ser querido o un diagnóstico de pronóstico reservado.

El SBS se activa durante la crisis para ayudar al individuo con la situación particular por la que está atravesando. Para ello provoca un “foco de Hamer” (HH), es decir, desarrolla una enfermedad en determinada área, la cual puede ser física o psíquica.    

En el momento que se presenta el DHS, el subconsciente relaciona el evento con un tema específico de conflicto biológico. Siendo posible un DHS impacte varias áreas del cerebro, provocando también varias enfermedades.

Segunda Ley Biológica

La segunda de las 5 Leyes Biológicas, describe las dos fases que abarcan el proceso biológico: la fase de conflicto, y la fase de resolución del conflicto. Cada una con sus propios síntomas específicos o característicos.

En la fase de conflicto, la persona se encuentra en estado de alerta, manifestando una gran preocupación, así como recuerdos repetitivos y síntomas como insomnio y/o falta de apetito, entre otros.

El conflicto o DHS interrumpe el ritmo normal para iniciar la fase activa del conflicto, disparando el BSB que permite que psique, cerebro y órgano incrementen el funcionamiento del cuerpo para responder al evento inesperado.

Segunda Ley Biológica | Foto via terapeutassolidarios

En la fase de solución, el cuerpo entra en un estado de alivio o relajación. Es cuando se pueden sentir malestares como debilidad, inflamación, dolor, cansancio y/o aumento de la temperatura, por mencionar algunos.

Esto ocurre porque el organismo necesita períodos de descanso que le permitan recuperarse del estado de estrés. De allí que estos síntomas tengan como objetivo propiciar que el cuerpo repose. Por lo que en ciertos casos, reducir la intensidad del conflicto, puede parecer más sencillo que hacer frente a la fase de curación.

Tal vez te interese leer: Educación emocional y por qué es tan importante

Tercera Ley Biológica

Cuando el aumento de la función no es suficiente para responder al conflicto, se puede producir un crecimiento celular que conocemos como tumores cancerosos, así como degeneración de tejidos o disminución o pérdidas de función.

Por otro lado, los tejidos necrosados durante la fase de conflicto también pueden dar lugar al crecimiento celular canceroso, que se pone de manifiesto durante la fase de curación para intentar reparar el tejido dañado.

Cuarta Ley Biológica

Describe cómo los microorganismos actúan para participar del proceso de curación. Actuando sobre tejidos específicos de acuerdo a las indicaciones de nuestro cerebro y el origen embriológico de cada área.

Esto significa que los hongos, virus y bacterias no son causantes de la enfermedad, sino la solución óptima. Pues llegado este momento, el cerebro los activa para comenzar a trabajar, causando la inflamación anterior a la curación.

Quinta Ley Biológica

Las enfermedades tienen un sentido biológico. Pues se trata de programas especiales creados por la naturaleza a lo largo de la evolución humana. Con el propósito de permitir al organismo lidiar con situaciones de emergencia que surgen de manera abrupta y amenazan la supervivencia.

Si te interesa saber más acerca de cómo activar tu desarrollo personal y recibir asesoramiento profesional visita el enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.