Acné juvenil

Acné juvenil

El acné juvenil es llamado así porque suele aparecer durante la adolescencia y primeros años de la vida adulta. Aunque la realidad es que en algunos casos puede prolongarse por más tiempo pero no es lo más frecuente.

Se trata de una enfermedad que involucra a las glándulas sebáceas. Las cuales por lo regular producen la cantidad de sebo adecuada para lubricar la piel. No obstante, alteraciones hormonales pueden sobre estimular estas glándulas y volverlas hiperactivas.

En estos casos, el exceso de sebo y células muertas causan la obstrucción de los poros. Es entonces cuando las bacterias que suelen quedar atrapadas provocan la aparición de espinillas, puntos negros, granos y quistes o furúnculos. Que suelen aparecer en cara, cuello, pecho y espalda.

La causa principal a la que se atribuye el acné juvenil es el cambio hormonal que se produce en esta etapa de la vida. Aunque también se cree que su aparición está relacionada con factores hereditarios.

No hay evidencia de que el acné juvenil sea provocado por el estrés. Aunque hay personas que aseguran que su condición empeora cuando se sienten muy estresados o ansiosos, así como al ingerir ciertos tipos de alimentos.

A pesar de que el acné juvenil no es una enfermedad grave puede convertirse en un serio problema para quien lo padece. Pues puede causar un impacto importante en la apariencia física y también a nivel emocional.

El acné juvenil frecuentemente se le relaciona con una falta de autoestima o desvalorización. | Foto via Pixabay

Acné juvenil y su significado emocional según la biodescodificación

La biodescodificación intenta dar respuesta a cuáles son las causas emocionales de las enfermedades, pues se basa en la premisa de que todas estas tienen una causa que va más allá de lo físico.

Para la biodescodificación, la piel, como un órgano sensorial que conecta nuestro interior con el exterior, constituye un espejo en el que se reflejan nuestras emociones. Tanto si son positivas como negativas.

Tal vez te interese leer: La piel y la biodescodificación

En el caso específico del acné juvenil, su origen puede estar relacionado con el conflicto provocado cuando nos sentimos atraídos y a la vez temerosos acerca de la sexualidad. A la que comenzamos a despertar durante la adolescencia.

Otra posible causa tiene que ver con las dificultades que comúnmente las personas de esta edad tienen para aceptarse a sí mismas. Es decir, frecuentemente se le relaciona con una falta de autoestima o desvalorización.

Si tienes acné, es muy probable que tengas una alta sensibilidad, así como un gran temor de permitir la cercanía de otras personas, debido a que te preocupa significativamente lo que piensen u opinen acerca de ti, o sentir dolor a causa de ello.

De tal manera que padecer acné de alguna manera te hace menos vulnerable o te protege, porque te aleja de los demás. Pero en el fondo, sientes la necesidad de experimentar mayor contacto físico y emocional.

Cuando el acné aparece en el rostro se refiere a un conflicto de rechazo de nuestra propia imagen. Mientras que en otras áreas puede tener otra connotación. Por ejemplo en la espalda se manifiesta cuando existe un conflicto de falta de apoyo o excesivas responsabilidades.

Si tienes un problema de acné juvenil, es importante que identifiques cuál es su causa emocional para trabajar en tu sanación desde el interior. Para ello puedes recurrir a un buen coaching emocional, que te acompañe en el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *