Artritis

Artritis

La artritis es una dolorosa enfermedad que se caracteriza por causar inflamación y rigidez en las articulaciones. Es decir, en aquellos lugares donde se encuentran los huesos del cuerpo. Aunque existen diferentes tipos, en general involucran la degradación de las estructuras articulares, especialmente del cartílago.

Normalmente, el cartílago se encarga de proteger la articulación, suavizando el movimiento y absorbiendo la presión que se ejerce sobre esta cuando nos movemos. Si el cartílago se daña o desgasta, los huesos rozan. Lo que causa hinchazón, dolor, y limita la movilidad.

En muchos casos, la inflamación articular desaparece con tratamiento, mientras que en otros casos se convierte en un problema crónico. Puede aparecer en personas de cualquier sexo o edad, aunque es más frecuente en mujeres y puede empeorar con la edad.

Dos de los tipos más frecuentes de artritis son la artrosis y la artritis reumatoide. La artrosis causa el deterioro o daño del recubrimiento de las articulaciones. Mientras que, en el caso de la artritis reumatoide, el sistema inmunitario ataca erróneamente a las articulaciones.

La artritis puede aparecer en personas de cualquier sexo o edad, aunque es más frecuente en mujeres y puede empeorar con la edad. | Foto de Matthias Zomer en Pexels

Causas emocionales de la artritis

Para descifrar el significado emocional de la artritis, conviene señalar que las articulaciones simbolizan cualidades como la gracia y la libertad de movimiento. Por lo que esta enfermedad se vincula con cierta forma de rigidez o bloqueo a nivel emocional.

Tal vez te interese leer: Significado emocional del dolor en las Articulaciones

Esta rigidez o cristalización puede referirse a tus pensamientos, actitudes o comportamientos. De tal manera que emociones profundas que deberías haber expresado con normalidad no encuentran otra manera de manifestarse que a través de esta dolorosa afección.

Regularmente las personas que sufren de artritis son muy inflexibles o poco tolerantes. Se exigen demasiado a sí mismas y los demás. Pueden adoptar actitudes moralistas o ser muy críticos u orgullosos respecto a muchas situaciones de su vida y la de quienes les rodean.

Cuando la artritis es moderada, es señal de que estás siendo inflexible respecto a ti o hacia otros en algún área de tu vida. Pero si tu problema es crónico podría indicar que sientes resentimiento hacia otra persona a la que culpas de tu sufrimiento en ese aspecto.

Muchas veces las personas que padecen artritis no piden lo que necesitan por creer que los demás deberían saberlo. Lo que te lleva a experimentar la sensación de no ser amado o apreciado, lo que te conduce a la decepción y la amargura.

Si sufres de artritis tomar conciencia de estos conflictos emocionales, flexibilizar tus pensamientos y actitudes, pedir lo que necesitas y dar sin expectativas puede ser el mejor punto de partida para su recuperación. Consulta el enlace si necesitas ayuda de un coaching emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *