Colesterol

Colesterol

El colesterol es un lípido o grasa natural que tenemos en nuestro cuerpo. Cuya función principal es la de proteger del desgaste las paredes de arterias y vasos sanguíneos, del cual Existen dos tipos: el colesterol de lipoproteínas de baja densidad o LDL, y el HDL o de alta densidad.

Cuando hablamos de colesterol alto o elevado, regularmente nos referimos al LDL, también conocido como “colesterol malo”. El cual, puede provocar la aparición de “placas”, es decir, grasa adherida a las arterias, que causan su estrechamiento y obstrucción.

El colesterol proviene de los alimentos, por lo que una dieta elevada en grasas puede aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Pues si una acumulación de grasa en las arterias se rompe, puede bloquear el flujo de sangre y causar un ataque al corazón o daño cerebral.

El colesterol elevado suele ser una condición que no genera síntomas hasta que se ha convertido en un problema de salud mayor. No obstante puede detectarse con un análisis de sangre, y los profesionales de la salud recomiendan una alimentación saludable y el ejercicio para controlarlo.

Una dieta elevada en grasas puede aumentar el colesterol y el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. | Foto via Pixabay

Significado emocional del colesterol elevado

De acuerdo con la biodescodificación, que tiene como objetivo de estudio comprender el origen emocional de las enfermedades, el colesterol elevado se relaciona con la sangre, suyo simbolismo es la alegría de vivir.

Tal vez te interese leer: Origen emocional de las enfermedades

Cuando sufrimos de colesterol alto, inconscientemente pensamos que no merecemos tener alegría, por lo tanto lo manifestamos físicamente de esta manera. A través de una mala circulación, ya que la alegría no puede fluir libremente en nosotros.

Generalmente las personas que padecen de colesterol alto son personas que tienden a ejercer un autocontrol exagerado. Lo que les impide entregarse a las diferentes experiencias de la vida, suelen ser desconfiados y se les dificulta dar y recibir.

El colesterol alto también es señal un conflicto de desvalorización en el cual puedes sentir que estás asumiendo tu supervivencia sin ayuda, o con una carencia de apoyo o comunicación familiar. También puedes sentir que no tienes la comprensión que necesitas.

Personas que pasan por una situación difícil, como la pérdida de algo o alguien que le daba alegría a su vida, por ejemplo un trabajo que disfrutaba o una bonita amistad, pueden presentar un pico de colesterol.

Otro ejemplo sería el que quisieras desarrollar un proyecto muy importante para el que necesitas ayuda, y sientes que no recibes ayuda. Por lo que te invade la sensación de que no tienes con quien contar.

La buena gestión emocional es pues imperativa para asegurar el nivel adecuado de colesterol y el buen funcionamiento de nuestro cuerpo. Si necesitas ayuda en este sentido, lo ideal es que busques ayuda de un coaching emocional que te apoye en tu proceso de desarrollo personal y sanación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *