Dolor cervical

Dolor cervical y su significado biológico

El dolor cervical se refiere a un padecimiento que afecta alguna de las estructuras del cuello. Puede que sea muscular, nerviosa, de las vértebras, o de los discos invertebrales involucrados. El cual ocasiona rigidez y en algunos casos entumecimientos de brazos y manos.

La zona cervical corresponde a la parte de la columna que se ubica en el cuello. Está conformada por siete vertebras. A través de las cuales pasa la médula espinal, y de la cual se desprenden los nervios, que emergen de los espacios entre las vértebras.

El dolor cervical puede implicar la lesión de los huesos. Pero también de los músculos y ligamentos que sujetan la columna, así como de los nervios o la médula. Por ejemplo una lesión en la columna cervical puede comprimir al nervio raquídeo, causando dolor y hormigueo en el brazo.

Junto al dolor lumbar, el dolor cervical constituye uno de los motivos de consulta médica más comunes. La medicina occidental lo atribuye este problema a las tensiones musculares. Provocada por posturas laborales incorrectas o mantenidas durante mucho tiempo, o mala posición al dormir.

También se considera que el dolor cervical se produce por afecciones como la fibromialgia, infecciones de la columna como la osteomielitis. Así como otras causas menos comunes como el desgarre del revestimiento de una arteria en el cuello, meningitis o un tumor en la médula espinal.

El sentido biológico del dolor cervical está vinculado con conflictos de comunicación o desvalorización intelectual | Foto Pixabay

Significado emocional del dolor cervical

Desde el punto de vista de la Bioneuroemoción o la Biodescodificación, los conflictos emocionales no resueltos, son los que provocan que la biología se ocupe de avisarnos a través de ciertos síntomas físicos que algo no está bien.

Tal vez te interese leer: Significado emocional del dolor en las Articulaciones

En el caso del dolor cervical, su sentido biológico está vinculado con conflictos de comunicación o desvalorización intelectual. Como por ejemplo experimentar la sensación de estar pasando por una situación injusta y no tener más opción que “bajar la cabeza” y aceptarla.

El cuello simboliza tu flexibilidad de pensamiento y capacidad para analizar y gestionar las diferentes situaciones de la vida. Así como la capacidad de aceptar y respetar las opiniones o maneras de pensar de otras personas.

Si tienes problemas cervicales, puede ser una señal que te está dando tu cuerpo de que te estás cerrando a considerar otros puntos de vista o alternativas distintas. Debido a que sientes temor de fallar o de perder el control.

Otro problema que evidencia el dolor cervical es el de sentir una falta de apoyo emocional. Ya que la espalda simboliza soporte, cuando no nos sentimos protegidos o respaldados es común manifestar problemas en esta área.

Indagar para descubrir la circunstancia detonante del dolor cervical es fundamental para neutralizarlo. De allí la importancia de tomar consciencia y de ser posible, solicitar el apoyo de un bue coaching emocional, que te ayude a tomar acción en tu curación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *