Dolor de espalda causas emocionales

Dolor de espalda causas emocionales

El dolor de espalda es, junto a la cefalea, uno de los padecimientos más comunes en los seres humanos. Al punto que, según cifras de la Organización mundial de la Salud, una de cada 10 personas lo padece con regularidad, bien sea en mayor o menor grado.

Muchas veces los dolores de espalda se atribuyen a causas físicas. Tales como una mala postura, la presencia de hernias, problemas renales, osteoporosis, artritis, entre otros. Sin embargo, en gran número de casos, el origen de este problema se esconde detrás de aspectos de tipo psicológico y principalmente, se vincula con las emociones.

las emociones juegan un papel fundamental en la forma en la que las personas experimentan el dolor. Incluso en aquellos pacientes en los que coinciden varios factores detonantes o desencadenantes del dolor. Al igual que en los originados por un accidente traumático, problema congénito o patología,

Cuando el dolor de espalda está relacionado con un conflicto emocional, resulta insuficiente tratar el problema desde el punto de vista físico. Por lo que se hace necesario, examinar a fondo la parte emocional para poder avanzar el en proceso de sanación.

Identificar el origen emocional del dolor de espalda puede contribuir con el tratamiento | Foto de Karolina Grabowska en Pexels

Significado emocional del dolor de espalda

El dolor de espalda es uno de los síntomas más comunes en personas que padecen preocupación, ansiedad, tristeza o depresión. Muchas de ellas acuden a especialistas y realizan largos tratamiento. Los cuales resultan ineficientes o poco efectivos para aliviar su dolencia crónica.

Cuando el dolor se sitúa en la zona de los hombros y la parte superior de la espalda, generalmente se encuentra asociado con un exceso de carga emocional. Esto sucede por ejemplo, cuando asumimos demasiadas responsabilidades y nos vemos invadidos por la sensación de no poder cumplir con todas las responsabilidades.

El dolor en la zona media de la espalda, en cambio, puede estar vinculado con sentimientos de culpa, o por la creencia de que es nuestro deber responsabilizarnos por la vida o la felicidad de alguien más.

Tal vez quieras leer: Origen emocional de las enfermedades

Los dolores en la región lumbar, por otro lado, se relacionan generalmente con problemas de tipo económico, como por ejemplo el tener demasiadas deudas o carencias, así como dificultades para cubrir esos compromisos. En ciertas circunstancias también se les asocia con trastornos de índole sexual.

En cualquier caso, está claro que hay una intrínseca relación entre el dolor de espalda y nuestro lado emocional. Es por ello que cuando padecemos este tipo de afecciones, debemos intentar detectar las verdaderas causas que lo originan, para poder obtener un alivio que no solo sea efectivo sino también duradero.

Si no se hace esto, es posible que las soluciones terapéuticas aplicadas solo proporcionen un alivio temporal y luego reaparezca el problema. No se trata pues de desestimar los tratamientos médicos convencionales recomendados, sino más bien de buscar una solución integral que tenga en cuenta todas las dimensiones posibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *