enfermedades emocionales

Enfermedades emocionales reflejadas en el cuerpo

Cuando hablamos de enfermedades emocionales, nos referimos a aquellas afecciones que se derivan de los estados emocionales negativos prolongados que experimentamos. Los que se reflejan de manera física en nuestro cuerpo.

Numerosas investigaciones afirman que muchas de las enfermedades en la actualidad tienen un origen o causa emocional. Pues solo el estrés, tan común en el mundo moderno, es causante de una gran variedad de patologías.

La realidad es que los conflictos emocionales, la inseguridad, el miedo y en general las emociones negativas reprimidas, tienen la capacidad de alterar el normal funcionamiento del organismo. De allí que canalizar estas emociones cobra cada vez más importancia para alcanzar el bienestar.

La descodificación Biológica intenta comprender los factores psicológicos detrás de las enfermedades, entendiendo estas como manifestaciones físicas que tienen un origen afectivo y generacional.

Según esta disciplina, sufrimos un bloqueo emocional a causa de un evento traumático, dramático o inesperado que se vive en soledad. Es allí cuando las emociones mal gestionadas se expresan a través del cuerpo.

Dado que cuerpo y mente están estrechamente relacionados, es lógico suponer que problemas de índole emocional sean la causa de muchas molestias físicas, pues estas son en realidad una señal que intenta alertarnos acerca de un desequilibrio en nuestra vida.

Algunas de estas señales corresponden a síntomas muy comunes. Las cuales, más que enfermedades propiamente dichas, se trata de molestias recurrentes que podrían sugerir la existencia de conflictos o problemas emocionales que no hemos podido resolver o gestionar.

El dolor de cabeza o de espalda, así como rigidez en el cuello y hombros son manifestaciones físicas de cargas emocionales | Foto Pixabay

Relación entre emociones y enfermedades físicas

Siempre hay una carga emocional detrás de una enfermedad, la cual muchas veces puede generar, estrés crónico, ansiedad y/o depresión. Lo que a nivel físico puede afectar el funcionamiento del sistema inmunológico y detonar procesos inflamatorios dolorosos.

Dolores de cabeza o espalda, así como rigidez en cuello y hombros, o problemas digestivos y de articulaciones, son algunas manifestaciones físicas del estrés y los conflictos emocionales. Asimismo, emociones negativas como la ira, y ansiedad, pueden ser detonantes de problemas de piel, así como de dolores de cabeza y espalda.

Según Debbie Shapiro, autora del libro “La conexión cuerpo mente”, nuestros estados emocionales pueden llegar a desencadenar enfermedades cardíacas y diversos trastornos nerviosos.

Tal vez te interese leer: Dolores en el cuerpo y sus causas emocionales

Por otro lado, la Medicina Tradicional China afirma que las emociones pueden afectar el funcionamiento normal de ciertos órganos. La tristeza, por ejemplo, provoca una predisposición a desarrollar enfermedades en estómago y pulmones. Mientras que la ira afecta el hígado y la vesícula biliar.

Según la medicina ayurvédica, el miedo puede causar problemas en los riñones, huesos y articulaciones. Mientras que los pensamientos obsesivos tienden a facilitar la aparición de diabetes u obesidad.

Pero, así como las emociones negativas parecen hacer a las personas más propensas a ciertas enfermedades, también sucede que las personas en las que predominan actitudes o emociones positivas tienden a ser más saludables o se recuperan más rápidamente.

Es por ello que tomar consciencia acerca de nuestros pensamientos y emociones parece ser el primer paso para conseguir y mantener un cuerpo saludable. En este sentido las técnicas de meditación pueden ser de gran ayuda en nuestro proceso de auto conocimiento y sanación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *