Estado de shock emocional

Estado de Shock Emocional

El estado de shock emocional o nervioso es una reacción que se manifiesta fisiológica y físicamente. La cual podemos llegar a experimentar en situaciones altamente significativas. Aun cuando puede presentarse en circunstancias generadoras de una intensa alegría, resulta más probable en momentos sumamente estresantes o difíciles.

Físicamente, una persona en estado de shock emocional suele mostrar uno o varios síntomas físicos. Los más comunes que se presentan en estos casos son tensión muscular, hiperventilación, aumento de la frecuencia cardíaca, elevada sudoración, dolor de cabeza, náuseas y o sensación de mareo.

A nivel psicológico se puede presentar una sensación de confusión, de desrealización y o despersonalización. Así como sentimientos de ira o temor y/o necesidad de huir. También puede suceder que se manifieste una total falta de reacción. Lo que se conoce como bloqueo cognitivo.

El estado de shock emocional no se trata de un evento patológico, sino más bien de una respuesta o reacción considerada como normal. La cual además es temporal o transitoria, ya que generalmente tiene un período de duración relativamente corto. Pues lo más común es que dure unas pocas horas o días como máximo.

Para que un suceso desencadene un estado de shock emocional, este debe tener un gran impacto en la persona que lo sufre. De tal manera que su sistema nervioso se activa para dar respuesta a una circunstancia imprevisible, inesperada e incontrolable.

Es la forma en la que la persona percibe el evento detonante, la que determina las reacciones psicológicas, fisiológicas y emocionales que conlleva este estado. De allí que cada persona puede reaccionar de manera tan diferente en circunstancias similares.

Aspectos como los rasgos característicos de la personalidad, experiencias pasadas, y la percepción particular del tipo de evento que se considera como traumático, son algunas de las variables que pueden incidir para que se produzca un estado de shock emocional, así como sobre su intensidad y el tipo de reacción que inducirá.

El estado de shock emocional puede presentarse durante eventos traumáticos | Foto de TOPHEE MARQUEZ en Pexels

Qué hacer cuando una persona entra en estado de shock emocional

Demostrar empatía es fundamental cuando nos encontramos frente a una persona que experimenta un estado de shock emocional. Dependiendo de qué tan intensa sea la reacción será más o menos difícil proporcionar acompañamiento en los primeros momentos o fase inicial.

En caso de una reacción demasiado intensa, es recomendable aplicar técnicas de relajación y respiración. Es posible que sea necesaria la aplicación de un sedante o tranquilizante, en cuyo caso se debe contar con el apoyo del respectivo especialista. Si la persona se muestra agresiva, puede que se requiera darle un poco de espacio para ayudarle a calmarse.

Lee también: Qué es el autosabotaje y sus posibles causas

Sea cual sea la situación es muy importante mostrar la mayor calma posible, tratando de satisfacer las  necesidades de la persona afectada, como por ejemplo realizar una llamada a los servicios de emergencia o algún familiar.

La comunicación asertiva en estos momentos es determinante, como también lo es el apoyo psicológico en las fases posteriores al estado de shock, a fin de que la persona pueda recuperarse del trauma de la mejor manera posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *