desmerecimiento

Por qué sentimos desmerecimiento

El desmerecimiento, es la creencia o percepción de que no merecemos experimentar situaciones positivas. Como todos sabemos, es completamente natural sentirnos inseguros en uno o varios aspectos de nuestras vidas. Lamentablemente, en algunos casos esa inseguridad puede prolongarse o acentuarse y causar muchos problemas.

Esta idea de que no merecemos lo bueno en nuestra vida puede presentarse en diferentes ámbitos. Puede que pensemos que no somos merecedores de cosas materiales como el dinero o bienes materiales. Pero también ocurre con aspectos como el éxito, el reconocimiento, el respeto o el amor.

Existen personas que aunque hayan trabajado por sus logros y aun frente a la evidencia objetiva de su éxito profesional, no pueden evitar sentirse como impostores que han llegado a donde están por simple suerte, casualidad, o cualquier otra razón diferente de sus capacidades y habilidades.

A esto se le conoce como el síndrome del impostor, y fue descrito por primera vez por las psicólogas Suzanne Imes y Pauline Chance. Para intentar explicar los sentimientos que experimentan las personas que no son suficientemente inteligentes o tan capaces como los demás.

También a nivel afectivo hay quienes no se sienten suficientemente valiosas o dignas. Se consideran incapaces de despertar sentimientos de afecto en las personas a su alrededor. Lo que condiciona su vida y la forma como se desenvuelve y se relaciona con los demás.

Una persona con una sana autoestima siente que merece lo mejor y está dispuesta a recibir | Foto Pixabay

Cómo aprender a sentirse merecedor

Tener consciencia de que merecemos todo lo bueno de la vida, tanto a nivel material como espiritual, es algo que está muy ligado a las creencias adquiridas desde nuestra infancia y estrechamente relacionado con nuestra autoestima.

En nuestra sociedad se encuentra bastante arraigada la creencia de que todo lo que queremos implica esfuerzo y sacrificio, de otra manera no somos merecedores. Además de esto, muchas veces se piensa que para merecer debemos priorizar a los demás por encima de nosotros mismos.

Tal vez te interese: Qué es el autosabotaje y sus posibles causas

Este tipo de pensamiento puede generar dificultades para hacernos sentir merecedores, porque nos hace cuestionarnos si somos dignos o no de recibir cosas agradables, o incluso nos puede llegar a provocar incomodidad, culpa o remordimiento, por el simple hecho de pensar que las merecemos.

Una sana autoestima se convierte pues en un elemento fundamental para adquirir una plena conciencia de merecimiento. Si una persona tiene un buen autoconcepto o autovaloración, sabe y entiende que merece lo mejor que la vida pueda ofrecerle, y además estará dispuesta a recibirlo, disfrutarlo y agradecerlo.

Ingresa en el enlace para información sobre cursos y talleres que te pueden ayudar a reforzar tu autoestima y mejorar tu desarrollo personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *